Select Page

Sexualidad en la tercera edad: vívela a plenitud

Sexualidad en la tercera edad: vívela a plenitud

Si eres de los que piensa que los adultos mayores no tienen ningún interés por el sexo, estás en un grave error. Como seres humanos somos gregarios por naturaleza. Por lo tanto, proclives al contacto físico. Es por ello que, a pesar del paso del tiempo, el impulso sexual está siempre presente. Acompáñanos a descubrir la importancia de disfrutar plenamente la sexualidad en la tercera edad.

La sexualidad es un impulso que nos acompaña durante toda la vida. Las ganas de establecer contacto físico y recibir afecto no pasa de moda, ni se acaba con los años.

Adultos mayores: una población que se incrementa a nivel mundial

Los avances en la medicina y el cambio en el estilo de vida de muchas personas, han prolongado su expectativa de vida. Como resultado, la población de adultos mayores aumenta con el paso del tiempo en muchos países del mundo. A la luz de esta realidad, cabe plantearse: ¿De qué manera podemos ofrecerles mayor calidad de vida? Más aún si tenemos en cuenta que todos vamos a pasar por eso, o al menos eso es lo que esperamos.

Uno de los aspectos fundamentales para alcanzar una vida plena es disfrutar de salud física, pero también mental. En tal sentido, la afectividad y la proximidad con el otro son necesidades innegables de cualquier persona. Incluidos nuestros ancianos. No obstante, es mal visto que una persona mayor tenga deseos sexuales o simplemente, establezca una relación amorosa.

Sexualidad en la tercera edad
Imagen recuperada de: www.pixabay.com

El problema es cultural, sobre todo en una sociedad que sobrevalora la belleza física y la juventud. Invisibilizando las capacidades y virtudes que vienen con la experiencia de quien ha vivido un poco más.

Por lo tanto, resulta incomprensible que en pleno siglo XXI todavía sean negados los derechos de los adultos mayores. Ya que esto produce en ellos prejuicios, vergüenza y aislamiento. Lo que constituye uno de los más grandes obstáculos para el disfrute pleno de la sexualidad en la tercera edad.

Se puede disfrutar del contacto íntimo en cualquier etapa de la vida. Por ello, se le debe dar importancia a la sexualidad en la tercera edad

El sexo es una necesidad y un complemento fundamental en nuestras vidas. Por lo tanto, llevar una vida sexual sana trae muchos beneficios a la salud física y mental. Contrario a lo que piensa la mayoría de las personas, la edad no nos hace perder el interés ni el gusto por el sexo. Es más, durante la tercera edad el interés por la sexualidad y la vida amorosa tiene la misma importancia que en otras etapas de la vida.
La vejez trae consigo ciertos cambios físicos y psicológicos, sin embargo, estos no ocurren de golpe, sino más bien de forma gradual.
Conocerlos nos ayuda a comprender qué esperar en cada etapa y así explorar múltiples opciones. Después de todo una relación sexual no se centra únicamente en el coito.

La sexualidad en la tercera edad no tiene por qué verse como algo enfermizo o patológico

Al igual que en las demás etapas evolutivas del ser humano, la tercera edad trae consigo algunos cambios. No solo de índole orgánico o funcional, sino también en el aspecto físico y psicológico.Estos no pueden calificarse como buenos o malos per se. Pues, son parte de la vida misma. El asunto es que no estamos preparados como sociedad para aceptar la vejez con dignidad y respeto.

En tal sentido, asuntos como la cultura y los prejuicios crean inseguridades al adulto mayor. Así mismo, los factores relacionados con su salud integral. Otra causa puede estar en la pérdida del cónyuge por enfermedad o muerte.

También, las condiciones en las que viva el anciano. Pues, tanto los que están institucionalizados en geriátricos, como los que viven con sus hijos ven limitada su privacidad. Ni los cuidadores en esos centros, ni los familiares consideran necesario ofrecerles su propio espacio. Por el contrario, es común escuchar frases como “ya a sus años para qué”

Como consecuencia de esto, muchas personas pierden autoestima y se cohíben. Pues, se convencen de que la sexualidad en la tercera edad, sencillamente, no existe.
Por otra parte, el desconocimiento representa una gran traba que impide hablar abiertamente del tema. El temor de ser descalificados o rechazados repercute en la pareja y en la persona de forma particular.
Al contrario, el autoconocimiento resulta una estupenda estrategia para aceptar lo que viene y disfrutar cada etapa.

Es por eso que a continuación, haremos una revisión sobre cuáles son los cambios más importantes que ocurren tanto en el hombre, como en la mujer a nivel de genitales y sistema reproductor:

Algunos de los cambios que ocurren en la mujer son:

Primeramente, la menopausia. Un proceso natural que comienza en el declive de las hormonas femeninas y termina con el cese definitivo del ciclo menstrual.
Esto significa que termina la vida fértil de la mujer; no obstante, bajo ninguna circunstancia significa el fin de su vida sexual.
La baja en la producción de estrógenos tiene algunas consecuencias. Por ejemplo, produce sequedad vaginal, lo que se traduce en molestias durante la penetración.
Así mismo, el deseo sexual disminuye. Por lo que puede necesitar mayor tiempo de estimulación para llegar a la excitación. Además, el clítoris disminuye su capacidad de erección. Por lo que, la fase orgásmica se ralentiza un poco.

Mientras que en el hombre, algunos de los cambios son:

Al igual que en la mujer, hay un descenso en la producción hormonal. Esto debido a la finalización del período fértil del individuo. Entonces, a menos testosteronas, mayor tiempo para lograr la excitación. Así mismo, se va dificultando obtener o mantener las erecciones. También, se prolonga el tiempo para obtener la próxima erección.
Cabe acotar que esto no le ocurre a todos los hombres por igual. Pues, hay muchos factores en juego.
Por ejemplo, los relacionados con la edad específica, estilo de vida y condiciones de salud en general.

La Revista Médica Electrónica Scielo señala con mayor detalle estos cambios. Puedes consultar esa página, haciendo clic aquí

La salud también tiene una gran influencia sobre la sexualidad en la tercera edad

Tanto en la mujer, como en el hombre el factor salud juega un papel preponderante. Ya que en la tercera edad es donde aparecen muchas enfermedades. Como resultado, muchas personas pueden padecer una o varias afecciones. Lo que puede hacerlas ser víctimas de cuadros depresivos.

Sexualidad en la tercera edad
Imagen recuperada de: www.pixabay.com


El tema de la sexualidad en la tercera edad es algo vetado en muchas sociedades. Los prejuicios, unidos a los cambios antes descritos hacen que las personas repriman sus sensaciones y sentimientos.
La información y la educación, son herramientas necesarias para la superación de estos mitos. Así mismo, la atención de los adultos mayores de parte de los especialistas, los ayudarán a despejar sus dudas.

La excitación y la respuesta sexual permanece en las personas durante toda la vida

Un envejecimiento exitoso depende de que todos los aspectos de la vida de la persona se dén de forma armoniosa. Incluida su vida sexual.

Hablar de nuestras necesidades y sentimientos es el primer paso a dar. En tal sentido, estas son algunas de las orientaciones que pueden hacer la diferencia:

Habla con tu médico

Coméntale de tus temores. Igualmente, de las manifestaciones corporales que interfieran en tus relaciones íntimas.

Comunícate más con tu pareja

La paciencia es un árbol de frutos dulces. Manifiesta abiertamente tus necesidades a tu pareja. A veces algo simple como un lubricante puede ser la solución mágica.

Entabla una nueva relación si así lo quieres

Nunca es tarde para dar y recibir afecto. Tu felicidad está muy por encima de la opinión de las demás personas. Así se trate de tu familia.

Sexualidad en la tercera edad
Imagen recuperada de: www.pixabay.com


Experimenta

Una de las bondades de la edad adulta es que existe más tiempo libre y menos presiones. Ya que no se está pendiente de embarazos ni horarios laborales. Además, existe una mayor madurez. Es momento de probar nuevas situaciones eróticas.

Mantén una vida sexual responsable

El fin de la vida reproductiva no inhibe tus posibilidades de contagio con enfermedades de transmisión sexual. Procura mantener una pareja sexual estable. O, en caso contrario, adopta medidas de protección.

Ocúpate de tu salud

El disfrute pleno de la sexualidad en la tercera edad también requiere de nuestro esfuerzo. Cuida tu salud y si tienes alguna patología, cumple cabalmente las indicaciones médicas. Adopta posiciones que no te molesten y no realices esfuerzos físicos innecesarios.

No está de más cuidar la alimentación y hacer un poco de ejercicio. Siempre que tus condiciones de salud te lo permitan.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.