Select Page

Redes sociales: ¿arruinan nuestras relaciones de pareja?

Redes sociales: ¿arruinan nuestras relaciones de pareja?

Las redes sociales se han convertido en parte de nuestras vidas. De hecho, revisar las actualizaciones, los “me gusta” y lo que los demás comentan, es una parte infaltable de la rutina diaria. En este post, haremos una revisión de los efectos que tienen las redes sobre las relaciones de pareja. Para que así, puedas sacar tus propias conclusiones.

El mundo 2.0 ha revolucionado nuestras vidas. Al punto, de permitirnos exponer en las redes muchos de los eventos que nos ocurren. En lo que a la vida en pareja se refiere, el uso de las redes sociales es tan popular que, incluso, se han originado nuevos términos.

Por ejemplo, en Instagram, es común encontrar etiquetas con el nombre de “relationship goals”. Lo que significa, metas logradas en pareja. Entonces, se pueden apreciar en las imágenes posteadas, viajes, paseos y demás situaciones felices de la vida sentimental.

Esta tendencia documenta, por medio de las fotografías y videos, nuestros momentos de felicidad en pareja. Proyectando al mundo una vida “perfecta” pues, se publica solo lo hermoso de la relación.

Esta manera de mostrar la vida, hace que muchos influencers ganen grandes sumas de dinero. ¿Es positivo exhibirnos de esa manera? Cada quien tiene su opinión al respecto. Lo cierto es, que se puede romper la magia de un momento sacando la cámara por solo compartirlo en las redes sociales.

Redes sociales
Imagen recuperada de: www.pixabay.com

No podemos permitir que nuestra vida íntima se pierda, por darle un uso inadecuado a las redes.

Celos acrecentados por el uso de las redes sociales

El celoso no sufre por lo que ve, sino por lo que se imagina

En líneas generales las redes sociales muestran solo un fragmento de un suceso. Por ejemplo, cuando vemos una fotografía estamos ante un momento puntual, que no reviste en absoluto el contenido total de la escena. Entonces, antes de crear tu propia novela, lo mejor es hablar directamente con tu pareja. De esa forma, podrás consultarle tus dudas y aclarar los malentendidos.

Redes sociales
Imagen recuperada de: www.pixabay.com

Las relaciones son una alianza, no una prisión. Si eres de los que exige a tu pareja eliminar a ciertos contactos o, peor aún, lo haces tú mismo, deberías buscar ayuda.

Por otra parte, recurrir al espionaje es una terrible idea. En primer lugar, porque no es sano. Si no puedes confiar en la persona con la que compartes la vida, quizás sea el momento de cuestionarse si vale la pena seguir juntos.

La relación implica tener la madurez para afrontar que, tanto tu pareja, como tú compartirán contenido en las redes. De igual manera, hablarán, interactuarán con otras personas, tanto en el plano personal, como en el virtual. Si tienes una relación estable y sana, el respeto del espacio del otro debe prevalecer.

Así mismo, para que la vida en pareja que sólida y estable, debe haber suficiente confianza entre ustedes, para hablar abiertamente de aquellos aspectos que no les gusten. Sin que eso signifique terminar en discusiones estériles.

Imagen recuperada de: www.pixabay.com

Conversar más

Se puede utilizar la red sin que esto suponga el descuido de la pareja. Para todo hay tiempo.

Uno de los aspectos que históricamente se originan en las parejas, tiene que ver con la falta de comunicación. Por lo que, uno de los facilitadores de tal situación, es el uso desmesurado de los artefactos tecnológicos. Pues, uno de los dos, o los dos, pueden estar imbuidos en el móvil asintiendo, de manera mecánica. Oyendo, más no procesando realmente el mensaje que el otro transmite.

Y es que el uso deliberado de estos aparatos tiene consecuencias.  Por lo que, la comunicación en la pareja puede verse seriamente afectada. Pues, las fallas en la comunicación son otro de los factores que llevan a la ruptura de una relación.

En tal sentido, la web podría estar actuando como un agente distractor. Más no como un causante per se del problema. Al fortalecer nuestra comunicación podremos entender las necesidades y situaciones de nuestra pareja. De manera que, podamos revisar en conjunto las desavenencias y solucionarlas.

Somos seres gregarios por naturaleza

Esto significa que nacimos para estar en compañía. La pareja es nuestra elección y la persona con la que compartimos la vida. ¿Cómo permitir que una simple pantalla arruine todo? y ¿la interacción personal dónde queda? Quizás estemos privándonos de grandiosas experiencias por estar pegados a la pantalla.

El tiempo es el mejor regalo que podemos ofrecer a nuestros seres queridos. Sobre todo, el tiempo de calidad. Hay momentos para usar el móvil o la PC, incluso el televisor. Pero también, hay momentos para activar la escucha atenta y compartir la felicidad de estar juntos.

Confía en ti mismo

La inseguridad en uno mismo posiblemente se proyecte en los demás. Especialmente, en lo que a la vida en la pareja se refiere.

Controlar la libertad de la pareja o peor aún, invadir su privacidad son conductas que deben llamar la atención.

De acuerdo con lo afirmado en un estudio de la Universidad Amsterdam, citado en esta publicación, sugiere que ” nuestra autoestima muy a menudo determina la calidad de nuestras relaciones interpersonales”. De lo que podemos inferir que, mientras más pobre sea nuestro autoconcepto, más problemas tendremos en nuestra interacción con el mundo.

Establecer acuerdos mutuos en el uso de las redes sociales y dispositivos tecnológicos

Al embarcarnos en una relación de pareja nuestra vida cambia en muchos sentidos. Por ello, hacemos hincapié en la comunicación como parte fundamental, que cimienta y da estructura al compromiso. Ya que, nos permitirá acordar ciertos detalles como el tiempo que dedicaremos a las redes.

Cabe acotar, que consenso no quiere decir imposición, ni aceptación ciega de lo que diga el otro. Simplemente, llegar a acuerdos.

Más intimidad, menos redes sociales

Redes sociales
Imagen recuperada de: www.pixabay.com

Los mejores momentos de la vida se experimentan, no se publican. Por lo tanto, si estás en un episodio idílico, no rompas la magia creando fotos para mostrar a los demás tu vida perfecta. Solo vive con plenitud cada uno de esos instantes.

Para evitar malos entendidos, lo ideal es que exista un comportamiento natural y transparente de ambas partes, tanto en su vida real, como en la virtual. Pues, es precisamente la confianza lo que fortalece a la pareja.

Es innegable el hecho de que la infidelidad ha existido desde que se creó el mundo. Mucho antes incluso, de la invención del correo o del teléfono. Antiguamente, los amantes furtivos hallaban la manera de hacer realidad sus encuentros. Mientras que, los celosos hurgaban en la ropa, o en las billeteras y carteras. Ahora lo hacen en las redes, lo que les permite mantener un control más acucioso de sus parejas. 

Por lo tanto, no son los avances tecnológicos los culpables de nuestras fallas. Son nuestras propias actitudes y decisiones las que determinan lo que nos sucede.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.