Select Page

Proyecto Pepo: Perros entrenados para combatir la violencia de género

Proyecto Pepo: Perros entrenados para combatir la violencia de género

Mejores amigos del hombre y  guardianes de la mujer. Así como se entrena a los perros para brindar  asistencia a invidentes y otras personas vulnerables. El Proyecto Pepo se encarga de adiestrar canes para combatir la violencia de género en España.

Esta iniciativa que nació en el año 2009, de la mano del entrenador canino Ángel Mariscal, cuando una víctima de violencia le pidió un guardián que la protegiera, en caso de que su agresor regresara. Entonces llegaron los “Pepos” (Perros entrenados para Proteger de la violencia).

Para materializar su idea, Mariscal estableció una alianza con la empresa “Security dogs”, que como indica su nombre proporciona perros de seguridad.

Lo siguiente fue formar a las mujeres, para que se convirtieran ellas mismas en entrenadoras.

Para ello, él y su equipo de trabajo, desarrollaron un programa de adiestramiento, que sirviera para capacitar a los “Pepos” al tiempo que se trabajaba con las mujeres.  

De manera que el los perros del Proyecto Pepo, no solo proporcionan seguridad a las víctimas de violencia. El proceso de acompañamiento, se convierte en una terapia que les permite recuperar la confianza y superar las secuelas emocionales dejadas por el maltrato.

Actualmente en España hay unos 60 Pepos, listos para ser donados a través de la Fundación Mariscal, ¿pero cómo se puede acceder a este programa? Te lo explicamos. 

Entrar al ProyectoPepo: Paso a Paso

La aspirantes son puestas a prueba. En esta primera parte del proceso, a través de varios test, incluso evaluaciones psicológicas, se determina si las aspirantes están aptas para cuidar y entrenar  al perro que se les asigne.

Formación como entrenadora. Quienes deseen obtener un Pepo, deben aprobar un curso de 220 horas, donde  se capacitarán en:

  • Protocolos de seguridad (similares a los  de un vigilante).
  • Además aprenderán a reforzar su vínculo con el perro seleccionado.

“Hay casos  son súper bonitos, de mujeres que de estar cuatro o cinco años sin salir, al terminar su programa formativo nos dicen que están en un parque a las 12 de la noche. El hacerlo desde el primer momento al  tener el perro, es lo que hace que el proyecto sea un éxito ”, afirmó Ángel Mariscal, en un vídeo sobre la iniciativa.

Los perros no atacan al agresor  

Contrario a lo que podría pensarse,  estos perros no están entrenados para morder a un potencial agresor de sus dueñas y entrenadoras.

De hecho, llevan bozales reforzados, su trabajo se trata de impedir el maltrato, sin violencia. Tirandolos al suelo para que la mujer tenga tiempo de correr, por ejemplo.

El animal se interpone entre el abusador y la potencial víctima y las da a entender que “no te acerques porque estoy aquí y no la voy a dejar sola”,afirmó una integrante del Proyecto Pepo, al noticiero de Telecinco.

Asimismo, los “Pepos” salen con un arnés especial que les permite  comunicarse con su entrenadora para saber cuando deben actuar o detenerse.

Según el último informe oficial actualizado el 25 de noviembre, cincuenta y dos mujeres han sido asesinadas en lo que va de 2019

También pueden activarse mediante un comando verbal. Inclusive están entrenados para detectar  si su protegida se queda paralizada por el miedo y actuar en consecuencia.

Ángel Mariscal  explica claramente la conducta de  los Pepos . “Se basa en el instinto de proteger, hay otros instintos, como el de caza y defensa, pero estos perros no trabajan con ellos”, dijo.

“Puedes imaginarte una mamá con sus cachorros, que gruñe cuando alguien se acerca para que no lo toquen. Jamás  sería capaz de salir a morder a nadie que esté a más de cincuenta metros, perderían la protección sus bebés”, puntualizó el creador del Proyecto Pepo. 

Para Mariscal los beneficios el impacto de los perros protectores en el bienestar de las  mujeres víctimas de violencia de género, aumentan a medida que ambos conviven.

“El empoderamiento, el volver a salir a la calle, el hacer una vida normal, se da gracias al vínculo con el perro”, recalca.  

El Proyecto Pepo y los obstáculos a vencer

Si bien se trata de una loable  iniciativa, muchos lugares públicos de España, no permiten el acceso a los perros de protección contra la violencia de género, como si lo hacen con canes que apoyan a personas invidentes o brindan otro tipo de asistencia

Por tal motivo,el activista José Caballero, lanzó una campaña  para solicitar la libre circulación de los  Pepos, en la plataforma Change.org. Hasta el momento la petición acumula más de 54.000 firmas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.